jueves, 9 de noviembre de 2017

Tubo de Rayos X Modelo Bouwers



NOMBRE:                     TUBO DE RAYOS X MODELO BOUWERS

DIMENSIONES (cm):   

MATERIAL:                  ACERO, HIERRO, CROMO, VIDRIO

DATACIÓN:                 PRIMER CUARTO DEL s. XX

Nº CATALOGACIÓN:   1
7.

Un tubo de Rayos X es esencialmente un tubo de vidrio al vacío que produce Rayos X a partir de los rayos catódicos que golpean un objetivo de metal. Fueron descubiertos por Wilhelm Conrad Röntgen en Würzburg, Alemania, el 8 de noviembre de 1895, y publicados el 28 de diciembre de ese mismo año. 

Este descubrimiento desempeñó un importante papel en el comienzo de los cambios revolucionarios de la compresión del mundo físico, siendo Marie Curie junto a su marido Pierre Curie y Becquerel, una de las primeras en utilizarlos, lo que hizo que más tarde los tres científicos fueran galardonados con el Premio Nobel en Física en 1903 por el descubrimiento de la radiactividad natural.


El aparato que se encuentra en el MUVIPA es un tubo de Rayos X Modelo Bouwers procedente de la empresa Construcciones Roentgen Ibéricas S. A. CRISA. Serie nº 4140. 



Se trata de una de las modificaciones del tubo de Coolidge, cuyo objetivo es evitar la radiación difusa. 


En 1917, en el National Laboratory que la empresa Philips tenía en la ciudad holandesa de Eindhoven, se comenzó a reparar tubos de rayos X. Un año después se patentó el primer tubo de rayos X Philips. Desde 1919 en adelante, se fabricaron pequeñas series de estos tubos llegando al año siguiente Albert Bouwers donde comienza a trabajar en la mencionada empresa aunque fue en 1927 cuando Albert Bouwers consigue evitar los efectos perjudiciales de los Rayos X, ampliamente experimentados en los años anteriores.

Para ello, adaptó las ideas existentes al mismo tiempo que protegió a los usuarios contra estos indeseados Rayos X protegiéndolo con una aleación de ferrocromo alrededor del foco principal. Al mismo tiempo, se desarrollaron nuevos tubos seguros para el sistema eléctrico capaces de protegerlos de los altos voltajes. Por último, la radiación sale a través de una ventana redonda enfrentada al ánodo que cuenta con una sistema de refrigeración de agua.

El aislamiento térmico del tubo cilíndrico era similar a la introducción de un aislante cerámico sesenta años más tarde.

Incluso más importante fue que Bouwers llegó al concepto de un ánodo rotatorio de un tubo de Rayos X que, probablemente, originó en 1897 Robert W. Wood, el que también descubrió accidentalmente el efecto del campo de emisión.

Fue E. Pohl quien demostró el ánodo rotativo del tubo de Rayos X presentando su trabajo en el II Congreso Internacional de Radiología en Estocolmo en 1928.



En el mundo empresarial, el aparato de Rayos X atrajo a muchas empresas para su construcción. La primera patente fue publicada el 21 de marzo de 1896, en un tiempo récord por Siemens & Halske (S & H) Company. Pronto se reclamaron otras patentes para nuevos avances. Un desarrollo notable fue propuesto por la patente de William David Coolidge en 1913 con General Electric (GE). Sorprendentemente, Röntgen no solicitó patentes para los inventos basados ​​en sus descubrimientos, y donó el dinero de su Premio Nobel a la Universidad de Würzburg.

Cedido por Manuel Martínez Palma, médico de Antequera (Málaga).

No hay comentarios:

Publicar un comentario