lunes, 8 de agosto de 2016

¿Quién lo podría decir? ¿Quién lo diría primero?



Leonardo Torres QuevedoSanto Domingo de Guzmán

Cantabria sería la tierra
que un día viera nacer
al gran inventor ingeniero
conocido por su saber.

Su nombre es Leonardo
de apellido Torres Quevedo
que, en medio del Niágara,
puso un gran invento.

Se llama transbordador
para miles de pasajeros
que cruzan las cataratas
en verano y en invierno.

Hoy hace un siglo
de este magnífico paso,
fue un ocho de agosto
lo mismo que aquel año.

Día de Santo Domingo,
el santo calerogano,
fundador de dominicos,
hace ocho cientos años.

¿Quién lo podría decir?
¿Quién lo diría primero?
Leonardo y Santo Domingo,
unidos por ser ejemplos.

Uno sería estrella brillante,
Otro antorcha esplendorosa,
dos modelos a imitar,
con inteligencia asombrosa.

En este dos mil dieciséis,
se cumplen sus aniversarios,
uno por ser creador
de un invento extraordinario.

El otro, por hacer posible
la gracia que los cristianos,
que celebran con ilusión
el que pudo ser compostelano:

El Año de la Misericordia
por estos ocho cientos años
de dominicos en el mundo,
repartidos por todos lados.

Todo gracias a una mujer
que se encomendó a otro santo,
es Santo Domingo de Silos
otro burgalés considerado.

Ella no podía tener hijos,
No te preocupes, dijo el santo,
Nacerá un hijo bueno
que ayudará a sus hermanos.

La madre le puso Domingo,
en honor a quien le ha hablado
de que la Misericordia de Dios
es magna, completa y, claro,

En honor a este hijito,
el Papa tomó este fallo,
considerar el año actual
Magnífico y Año Santo,

Año de la Misericordia
que para todos los cristianos
es la prueba de que hoy
sigue habiendo bien, es SANO.


Antequera, 8 de agosto de 2016.


Mª Matilde Ariza Montes
Curso 2015/2016
IES "Pedro Espinosa"
Antequera (Málaga)

No hay comentarios:

Publicar un comentario